Espacio sobre la reflexión pedagógica de las tecnologías educativas del siglo XXI

Mucho Facebook, ¿poca concentración?

See on Scoop.itEducación, pedagogía, TIC y mas.-

Spitzer, por su parte, escribe lo siguiente en su libro (editado en español por Ediciones B): “La afirmación de que la competencia en las nuevas tecnologías tenga una correspondiente repercusión positiva no ha sido demostrada en absoluto por el momento. Es estúpido también que justamente la neurociencia sospeche antes bien lo contrario. Y es que algunos estudios demuestran que el cerebro crece justo allí donde se utiliza. Y el enunciado al revés es también válido. Si no se utiliza el cerebro, entonces se atrofia”. A Spitzer le preocupa cómo afecta el aumento de la tecnología en el cerebro de los niños. Su opinión es que tener más acceso a estas pantallas no les viene bien: “La utilización de ordenadores en edades muy tempranas en la guardería puede motivar trastornos de la atención, y a una edad posterior, todavía en edad preescolar, puede conducir a trastornos de la lectura”.

See on sociedad.elpais.com

Anuncios

Una respuesta

  1. El acceso a las redes sociales en tempranas edades puede ser también un aliciente para estar conectados, para compartir que tienes una cuenta en dicha red y que tienes información que compartes con otros, eso está bien como parte del entrenamiento digital de las nuevas generaciones, pero si requiere de una orientación pedagógica de parte de los padres y docentes respecto a su mera utilización ociosa y lúdica, el des-aprendizaje por la parte consumista negativa trae en consecuencia un verdadero distractor que no motiva hacia el aprendizaje esperado (escolar, institucional), por eso cabría preguntarse ¿por qué la escuela, los maestros y los padres de familia no le han sacado provecho a estas redes sociales para promover el otro aprendizaje que es más informal, invisible, cotidiano, que en un momento dado puede favorecer para que el niño, el adolescente o el joven mejore su forma de redactar y comprender con otros, los problemas de la realidad social o cultural, inclusive en lo político o en el mero consumo económico. No se si esto tiene que ver más bien, con los candados que quieren imponer ideológicamente los que tienen el control de la información en el mundo para desatar una especie cacería de brujas desde la infancia hasta los adultos que han alcanzado cierta madurez intelectual, pero sin embargo, se sigue activándose un sistema policiaco para detener a toda costa, el acceso a la información y al conocimiento, aunque sea mera sabiduría extraida de las calles o de los hogares. De que manera se podría cambiar toda esa percepción enjuiciadora que parafraseando a Foucault, está en defensa de la sociedad que está atada de manos de parte de un poder que se manifiesta en múlples formas y maneras.

    19 de noviembre de 2013 en 18:33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s