Espacio sobre la reflexión pedagógica de las tecnologías educativas del siglo XXI

Ser o no estar conectados a un conocimiento que es conectivo: En torno al tejido de aprendizaje (1a.parte)

cabeceraInicio en este espacio un nuevo tema a colación sobre las críticas desarrolladas por el Dr. Miguel Zapata Ros sobre el discurso que de entrada se plantea innovador y tal vez, como una nueva vertiente para descubrir lo que más adelante se podría considerar como una epistemología de la era de la información y del conocimiento, que quiere a su vez, conformarse como modelo o enfoque teórico y denominarse como “conectivista” o “conectivismo“, términos que están asociados  según George Siemens a una manera de conocer el mundo (Siemens, 2006) a través de la información.

Abro esta reflexión y retomo dos características enunciadas por  Siemens referentes a lo que puede poseer el conocimiento: a) que describa o explique una parte de la realidad; y, b) que el conocimiento se puede usar en algún tipo de acción, que puede asociarse a la construcción teórica de modelos que puedan en un momento dado, explicar cómo es por ejemplo, un acelerador de partículas, o cómo decirle a los usuarios en qué deben invertir su dinero, o cómo pueden prevenirse enfermedades. De entrada, esto suena a sofismo retórico  puro que quiere demostrar algo que de por si es demostrable en cierta manera tanto por expertos o por los saberes y experiencias cotidianas directamente vinculadas con la realidad social, pero si entendemos que todo conocimiento sólo se reduce a mera información, su antítesis es que no toda información puede o logra transformarse en conocimiento. Habría que definir qué tipo de conocimiento estaríamos planteando. Es una forma superficial que se deja al antojo y orientación de cada persona, para que decida lo que puede quedar reflejado en la naturaleza de un texto, o de un discurso de merolicos y vendedores de la calle, con una resistencia declarada para no caer en el  conceptualismo y de ahí saltar a otra noción que señala que puede existir la posibilidad de que sean  los individuos los que tienen la posibilidad de hilar o tejer sus propias redes. Tarea nada fácil, debido a que de acuerdo a lo que explican las teorías del aprendizaje, existen diferencias individuales (cognitivas, sociales, culturales) entre las personas, porque es lo que las caracteriza dentro de una realidad social que se configura de manera diferente para cada contexto y de acuerdo a circunstancias peculiares del entorno inmediato es decir, a situaciones concretas donde se puede dar el aprendizaje, tal como pudimos percatarnos y recordarnos en lo que estuvimos involucrados hace poco con el taller de TRAL, como traleros(as) revoltosos (as), unos de manera independiente y otros (as) que si lograron encontrarse en el espacio físico o en el entorno virtual. Con dicha experiencia sabemos si se puede o no comprobar las ideas y planteamientos desarrollados por Siemens en el sentido de aproximar en esa construcción colectiva, si efectivamente es que las personas con diferente saber y experiencia logran o no conectar con otros a través del uso de la información, “ese conocimiento”, ese es el dilema diría Shakespeare en voz alta de parte de uno de sus personajes queridos, Hamlet.

El desarrollo del presente ensayo-reflexión está constituido por tres apartados. El primero donde le dedicamos a repasar algunas definiciones pertinentes establecidas por Siemens de su texto que ya comienza a ser un referente clásico del siglo XXI: Conociendo el Conocimiento   el cual  vamos a constrastar con las reflexiones críticas aportadas por Zapata Ros a partir de dos textos que me parecen fundamentales para comprender la validez de la aportación de Siemens a lo que actualmente podemos decir y sustentar sobre el conocimiento: ¿Es el conectivismo una teoría? ¿Lo es del aprendizaje? , el segundo texto a ser revisado y analizado en un artículo reciente publicado en el Blog de la Cátedra Unesco de Educación a Distancia (CUED), ¿Conectivismo, conocimiento conectivo, conocimiento conectado…? Aprendizaje elaborativo en entornos conectados.

Cabe señalar que en este segundo artículo, Zapata Ros reconoce lo que vamos a abordar en la segunda parte de este texto, la aportación fructífera que de alguna manera rehabilita y enriquece  la discusión sobre el conocimiento de la era de la información, las posibles formas de identificarlo y reconocerlo mediante redes de aprendizaje. Esto lo logra  Stephen Downes en una publicación también de reciente aparición (S. Downes, 2013), Connectivism and  Connective Knowledge. Essays on meaning and learning networks   que puede adquirirse si alguien se interesa sobre estos tópicos, a través de su página web (http://www.downes.ca), solo tiene que registrarse, aunque advierto, la versión no está traducida y viene en inglés, de todos modos es un referente pertinente actualizado sobre esta polémica entre expertos del “conocimiento conectado y tejido” expresión que retomo  como parte de las ricas aportaciones realizadas por los traleros (as) y coordinadores de esta bella experiencia en línea.

Decía anteriormente que en la segunda parte de esta nueva reflexión que se me antoja denominarla como “un nuevo hilo que va a pretender conectarse”, en un entorno virtual donde continuo en fase permanente con mi curva de  aprender más sobre mi PLE,  es justo la tarea que estoy dispuesto a llevar a cabo. El análisis de la nueva aportación que aborda Stephen Downes sobre lo que él define como conectivismo o conocimiento conectivo, es un ensayo importante sobre el significado de las redes de aprendizaje, mismo que es retomado y revalorizado en su momento propicio por Zapata Ros en el artículo mencionado más arriba.

En el tercer apartado de esta reflexión, pretendemos inferir algunas de las aportaciones de Miguel Zapata para intentar transferirlas a la experiencia de TRAL, para comprobar de manera empírica en un primer momento de un posterior estudio con más elementos de fondo  para entrever, si a través de dicha experiencia se puede corroborar sobre la posible y previa existencia de un aprendizaje basado en una red de aprendizaje, o si solo se quedó dicha experiencia nombrada en alguna fase de inicio que tendrá que ser retomada para un posterior reencuentro con otras propuestas mejoradas para fortalecer el tejido de los traleros(as) y pueda ahora sí, ser empleado para el desarrollo de importantes proyectos académicos interinstitucionales, o tal vez pueda ir más allá de otras propuestas establecidas, más inclusivas e innovadoras en su conjunto.

Uno de los aspectos a considerar sobre el la corriente del conectivismo, de acuerdo a lo que Siemens y Downes (2006), es que que parte de lo que la neurociencia, las ciencias cognitivas, la teoría de redes, teoría del caos, sistema adaptativos complejos y disciplinas afines (sic) pueden aportar a este enfoque. Lo mismo sucede cuando intentan estos autores describir en la introducción del texto Conociendo el Conocimiento, sobre las teorías del aprendizaje en la cual se señala que este enfoque retoma algo del instructivismo (?) , no queda aclarado si esto corresponde a diseños instruccionales basados por ejemplo, en la teoría prescriptiva (Reigeluth, 1999) y del constructivismo aplicado a entornos de aprendizaje con apoyo de las TIC (Diáz Barriga, 2005).  Zapata Ros hace la aclaración que el conductismo y el constructivismo no se consideran como teorías, son más bien, enfoques con características comunes respecto a la naturaleza del conocimiento, de las funciones del conocer y representar la realidad, las de atribuir funciones entre funciones del conocimiento (su naturaleza y la forma como se produce), en el caso del cosntructivismo, se integra como parte del cognitivismo la cual retoma la hipótesis conexionista que según investigaciones recientes derivadas de la neurociencia (aceptan los especialistas más sobre modelos cerebrales que permiten las interconexiones masivas que logren cambiar el producto), esto ha traido una serie de críticas y discrepancias en torno a dichos resultados, por lo que aun es muy pronto declarar que ya podemos afirmar que es un hecho de que las personas puedan de acuerdo a determinado contexto y (agrego) con ayuda de las TIC, puedan activarse las formas de conectar el aprendizaje y su relación con lo que puede producir de conocimiento en situaciones experimentales controladas de laboratorio o en situaciones concretas con poblaciones de estudiantes, niños, adolescentes, adultos, docentes, profesionistas, etc., esto quiere decir, que aun falta mucho por descubrir y no se pueden adelantar y afirmar cosas respecto a si las personas logran o no “interconectarse a través del aprendizaje y de las TIC (o de las redes sociales) y con ello ser co-creadores y productores activos de conocimiento. En mi opinión pienso más bien que se intercambian saberes y experiencias cotidianas sobre lo que hacen las personas con los contenidos que puede producir la información y el problema radica en explicar cómo la información se transforma en conocimiento, o sólo se queda en producir, procesar y distribuir información, pero sin sentido alguno, como lo haría cualquier interfaz o dispositivos (widgets/ gadgets) de una computadora (smartphones, tablets, etc.) a otras (mediante correo electrónico, textos, imágenes, videos, etc. ), es muy atrevido afirmar que efectivamente, las personas  logran interconectarse de manera cognitiva y aprenden entre sí mismos, autoregulan y configuran sus sistemas de dominio mental (teoría-marco) o creencias de lo que significa enseñar y aprender y el reto para las instituciones educativas y las organizaciones de convertir la información en conocimiento (J. I. Pozo, 1999, 2006), es un fuerte pendiente que aun dista por ser resuelto en su totalidad dadas las condiciones prevaleciente de la formación pedagógica y profesional de los docentes y de los capacitadores en las empresas. Si vemos que el perfil que se requiere en las llamadas industrias del conocimiento es en parte que los empleados tengan entre sus competencias el saber resolver problemas de manera colaborativa y también el de tomar decisiones que pueden o no afectar a las organizaciones, el conectivismo con todo su discurso lleno de parafernalia conjunta de otras “teorías” (teoría del caos, teoría de la complejidad, teoría del actor red, e-learning 2.0, microaprendizaje, aprendizaje just in time, navegocianismo, pedagogía 2.0, etc.), conforman este supuesto marco “ecológico del aprendizaje” que según Siemens puede derivarse a una “ecología del conocimiento” (definición retomada de Y Malhotra), es también otra de tantas definiciones que solo aparecen enlistadas y descritas, pero carecen de algún fundamento que permita sustentar cómo se integra en la construcción de una “teoría del aprendizaje”, como de manera pretendida y ambiciosa se quiere exponer, con la firme idea de que es necesario un cambio en la manera de percibir lo que conocemos, informamos y organizamos integrados a un grupoo, comunidad o red social, donde ahí se puede decir  “se cuecen otras habas”, porque se refiere a estructuras organizadas, inteligentes y colectivas que se asocian y reunen para causas no sólo de aprendizaje, son más bien orientadas hacia la promoción de cambios, a veces violentos, otros más tácticos y estratégicos porque se mantiene un especial cuidado sobre la información que se divulga y se propaga entre los usuarios conectados, simpre y cuando no sean espiados ni vigilados desde las centrales de inteligencia (policiaco-militar) de los países con mayor poder e infraestructura política, económica y tecnológica. Ahí habría que poner otro énfasis distinto a lo que de manera superficial puede proponernos el conectivismo y su relación con el aprendizaje y el conocimiento (fin de la 1a. parte). Dejamos este análisis para continuarlo y complementarlo en el segundo escrito.

Una respuesta

  1. Pingback: Ser o no estar conectados a un conocimiento que es conectivo: En torno al tejido de aprendizaje (1a.parte) | virtualikan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s